Crear oportunidades: visita a uno de los socios de comercio justo de Oikocredit - Manos del Uruguay - Uruguay

Crear oportunidades: visita a uno de los socios de comercio justo de Oikocredit - Manos del Uruguay - Uruguay

lunes 29 mayo 2017 16:36

«No, no tengo sueños; vivo la vida día a día», dice Valeria cuando le pregunto cuáles son sus sueños para el futuro. Su respuesta me sorprende, porque acaba de decirme que está estudiando para ser profesora de física. Resulta que hace tanto tiempo que sueña con ser profesora que ha pasado a ser parte de quien es, en lugar de una ambición lejana en el futuro.

¿Por qué creemos que la gente necesita sueños y ambiciones? ¿Los necesitan para ser felices o para vivir una vida plena? La cuestión es que, cuando las personas responden que no tienen un sueño, generalmente es porque están luchando día y noche para poner alimentos sobre la mesa, tener un techo sobre sus cabezas y tener acceso a las necesidades básicas de la vida. Cuando las personas dejan de tener hambre, comienzan a surgir sus ambiciones. Por eso nos gusta preguntar cuáles son sus sueños. ¿Y cuáles son algunos de los objetivos, sueños o ambiciones que nos inspiran en Oikocredit? Quizá una visita a CARF, una de las cooperativas de Manos, nos dé la respuesta.

Con la ayuda de Virginia Juele, experta en comunicaciones de Oikocredit para América del Sur (región sur), entrevistamos a algunos de los miembros de la cooperativa para preguntarles sobre sus vidas y sus sueños.

Manos y CARF
Pero primero, déjenme explicarles cómo funciona Manos y sus cooperativas. Manos es una unión de cooperativas de comercio justo que fabrica productos de lana de alta calidad en Uruguay. La mayor parte de sus productos se exporta. La oficina central y el departamento de ventas están ubicados en Montevideo, la capital. Sus cooperativas en todo el país trabajan en los diseños y entregan productos finales para cumplir con los pedidos que Manos recibe del extranjero. Las cooperativas procesan y tiñen la lana, tejen telas (incluso para empresas como Gabriela Hearst y Ulla Johnson) o tejen suéteres, ponchos y otras prendas. La cooperativa CARF en Fraile Muerto hila la lana, que luego tiñen con uno o más colores. La cooperativa tiene 11 miembros. Algunos de ellos hilan la lana en su casa, otros tiñen la lana que luego sus miembros asociados controlan y preparan para ser transportada de regreso a Montevideo.

Miembros orgullosos
El día de nuestra visita, los miembros nos dan la bienvenida con una gran sonrisa.

Hablamos con cinco miembros y todas describen un panorama similar: antes de unirse a CARF trabajaban en agricultura, limpiaban casas o cuidaban a los hijos de otras personas. Sus esposos tenían trabajos de oficina o estaban fuera la mayor parte del tiempo, trabajando en grandes fincas. En cierto momento fueron invitadas a sumarse a CARF. Recibieron capacitación y mejores ingresos. CARF es flexible en lo que se refiere a combinar el trabajo con el cuidado de los hijos. La cooperativa les enseñó habilidades esenciales, tales como administración, gestión empresarial, habilidades sociales y trabajo en equipo. Todas están muy orgullosas de su propio desarrollo y del trabajo que lograron. Trabajan como equipo, pero sus sueños y ambiciones varían.

Janet, Patricia, Valeria y Blanca
Gracias a Manos, Janet Caballero Novo (de 59 años de edad), la directora de CARF, ya ha cumplido muchos de sus sueños. Se convirtió en artesana, directora y miembro de la junta directiva, y ha viajado por todo Uruguay. Desea continuar con su trabajo en Manos y finalmente disfrutar de su jubilación. Patricia, que está casada y tiene tres hijos, prefiere teñir la lana, porque esta tarea en particular se paga relativamente bien. Su hijo mayor (23) está estudiando en Montevideo para ser contador, y en los próximos 12 meses su hija, de veintiún años, se irá a estudiar; significa que su hijo de nueve años será el único hijo que quedará en casa. Ella desea que todos sus hijos terminen su educación. En cuanto a sí misma, le gustaría comprarse un auto pequeño y explorar Uruguay.

Valeria estudia para ser profesora de física todos los lunes y martes en Melo; puede hacerlo gracias a la flexibilidad de CARF. Cuando sea profesora de física calificada, dejará la cooperativa porque no puede dedicarse a ambas actividades. «Pero si me necesitan, voy a ayudar», agrega.

Blanca Rodriguez (49) es otra integrante de CARF y quedó viuda hace cuatro meses. Quiere ver que a sus hijos les vaya bien en la vida, viajar y aprender más sobre Uruguay. Tiene pensado trabajar en Manos hasta que se jubile.

Lugar para los sueños
Las historias de las mujeres lo dejan muy claro. Manos y sus cooperativas crean un ambiente en el cual las mujeres pueden trabajar juntas para cumplir sus ambiciones, que pueden ser una carrera en Manos, ganar ingresos suficientes para la educación de sus hijos, comprar un auto pequeño para explorar el país o prepararse para una profesión ajena a la cooperativa. Manos crea oportunidades.

Y es evidente que sus miembros no necesitan que decidamos cuál sería una ambición adecuada. Son perfectamente capaces de hacerlo por sí mismas.

Sobre Manos del Uruguay
Manos del Uruguay es una organización de comercio justo sin fines de lucro fundada en 1968. Tiene como misión crear oportunidades económicas, sociales y culturales y generar empleo para mujeres de áreas rurales, con el fin de permitirles permanecer en sus pueblos de origen, ganarse la vida y desarrollarse. Las mujeres de Manos del Uruguay tiñen lana y diseñan y tejen prendas, tanto para el mercado local como para marcas reconocidas de moda internacional. Manos del Uruguay es socia de Oikocredit desde 2009, no mucho antes de recibir la certificación como organización de comercio justo de la WFTO (Organización Mundial del Comercio Justo).

Los productos terminados de Manos del Uruguay pueden comprarse en línea a través de: www.manos.com.uy/tienda

Los distribuidores de hilo en los Países Bajos, Alemania, el Reino Unido y Escandinavia pueden encontrarse aquí: www.manosyarns.com

Sobre Pauline
Pauline Opmeer es una fotógrafa holandesa. Ella y su esposo Wim, también fotógrafo, viajan alrededor del mundo visitando socios de Oikocredit desde 2010. La pareja trabaja bajo el nombre Opmeer Reports desde 2010, y se especializa en fotografía y videografía sobre desarrollo sostenible, microfinanzas y empresas sociales. Pauline publica regularmente notas sobre los socios de Oikocredit y sus clientes en el Blog de Oikocredit Internacional

« Back