Cooperativas apoyan a productores frutícolas en el norte de la Patagonia - PAI - Argentina

Cooperativas apoyan a productores frutícolas en el norte de la Patagonia - PAI - Argentina

PAI-newsitem-1.jpg08/17

Herminio Antonio Urrutia tiene 61 años, y es miembro de la cooperativa de fruticultores Primera Cooperativa Frutícola en el norte de la Patagonia Argentina desde hace más de 20 años, o según sus palabras “Desde que empecé con mi negocio!”

Herminio comenzó trabajando en la chacra de su familia cuando tenía 14 años, ayudando en la cosecha de la uva. Se enteró de la cooperativa frutícola cuando, a los 18 años, comenzó a trabajar como empleado en una granja frutícola cuyo dueño era miembro de la cooperativa. Herminio soñaba con empezar su propia empresa, y en 1995 compró su primer lote de tierra: un total de seis hectáreas, donde cultivaba verduras. Más adelante decidió pasarse a la producción de frutas; a fin de cuentas, la región es conocida por su aptitud para la producción frutícola, en especial de manzanas y peras.

Crecimiento constante

El apoyo de la cooperativa le ha permitido crecer sostenidamente a lo largo de los años. Fue comprando y arrendando lotes de tierra cada vez mayores para su producción. Hoy es propietario de 20 hectáreas y arrienda un área aún mayor; en total sus plantaciones de peras y manzanas cubren 62 hectáreas y alcanzan una producción de 1200 toneladas de frutas al año.  

La historia de Herminio es similar a la de otros fruticultores de la región, en cuanto a que el apoyo brindado por una cooperativa ha demostrado ser oportuno e importante y le ha permitido expandir su negocio. A través de los años, la cooperativa le ha brindado capital de trabajo y financiación para su negocio, así como capacitación y asesoramiento en técnicas agrícolas eficientes.

En una industria competitiva el tamaño es importante

'Primera Cooperativa Frutícola’ es miembro del consorcio Productores Argentinos Integrados (PAI). PAI es un consorcio de exportación de frutas frescas, integrado por 12 compañías empacadoras de fruta y cooperativas de las provincias argentinas de Río Negro y Neuquén. Oikocredit so asoció con PAI en 2015 tras reconocer el impacto que tienen las operaciones de PAI en la economía local. PAI comercializa las frutas (principalmente peras y manzanas) producidas por unos 280 pequeños y medianos fruticultores. El mercado de la fruta fresca es altamente competitivo y está en manos de unas pocas grandes compañías multinacionales, lo que hace muy difícil a los pequeños fruticultores comercializar sus productos de forma independiente. La estructura, el apoyo financiero y las economías de escala de PAI permiten a los fruticultores obtener precios justos y transparentes por sus  productos. PAI también les ofrece la compra conjunta de insumos y materiales de empaque, lo que aumenta el poder de negociación de los productores frente a los proveedores.

Desarrollo de las habilidades y conocimientos de los productores

PAI juega un rol fundamental en hacer que los productores tengan las competencias y conocimientos que necesitan para mejorar sus métodos productivos y aumentar su producción. La federación apoya programas de capacitación ofrecidos por sus organizaciones miembro y brinda asesoramiento en podas, aclareo, cosecha, riego, nutrición y protección del medio ambiente. Ha establecido programas conjuntos con compañías certificadoras internacionales que apuntan hacia las buenas prácticas agrícolas y de manufactura.

Producción orgánica en alza

PAI es uno de los mayores exportadores de fruta de América Latina, y exporta sus productos a más de 40 países. Es de particular interés el rol de PAI en apoyar la producción orgánica de frutas: PAI es uno de los mayores exportadores de frutas orgánicas, un segmento que continúa creciendo en importancia. De hecho, los productos orgánicos integran actualmente el 20% de las exportaciones de PAI.

En las 62 hectáreas cultivadas por Herminio, 18 hectáreas están consagradas a la producción orgánica mientras que las restantes están en transición a orgánica. El negocio frutícola de Herminio continúa creciendo sostenidamente, y durante la zafra de recolección la cantidad de trabajadores que emplea se triplica a 18. La afiliación de Herminio a la cooperativa puede ser descripta, sin lugar a dudas, como una asociación muy fructífera.

« Volver